miércoles, 12 diciembre, 2018
Portada > Actualidad > Tendinitis calcificante de hombro: dolor intenso de origen no traumático

Tendinitis calcificante de hombro: dolor intenso de origen no traumático

La tendinitis calcificante del hombro es una lesión que se caracteriza por la formación de depósitos de calcio sobre el manguito del tendón rotatorio del hombro. Esta lesión es frecuente en ambos sexos, aunque tiene una mayor incidencia en las mujeres de entre 40 y 60 años.

El síntoma de una tendinitis calcificante es siempre el dolor. Este suele producirse de forma súbita, sin que el paciente lo relacione con ninguna causa traumática. Esto es así porque la tendinitis calcificante de hombro pasa por diferentes fases: una fase formativa, poco dolorosa en la que se está formando el depósito de calcio y una fase reabsortiva, que es la que produce esos brotes de dolor agudo que puede ser incapacitante. Es por ello por lo que el mejor tratamiento contra la tendinitis calcificante es un diagnóstico prematuro.

Las causas de la tendinitis calcificante son desconocidas. Puede afectar a personas que realizan trabajos en los que tienen que sobrecargar el hombro en su trabajo o en su día a día o incluso aparecer sin causa aparente. Hay otros factores asociados a la tendinitis calcificante como el envejecimiento de los tejidos o el desgaste de la articulación, e incluso se presentan casos en los que los síntomas desaparecen por sí solos, la calcificación de tipo reactiva.

El diagnóstico de una tendinitis calcificante se basa en la presencia de un depósito de calcio que se identifica fácilmente en radiografías. Una vez diagnosticado, el tratamiento variará en función de la gravedad. Puede tratarse con analgésicos y fisioterapia o proceder a la eliminación de los depósitos cálcicos mediante la punción con aguja bajo control ecográfico. Esta acción permite la regeneración del tendón y la eliminación del dolor. Aunque es poco habitual, en los casos más graves puede ser necesaria una operación artroscópica que permita eliminar los depósitos de calcio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *