martes, 16 octubre, 2018
Portada > + Deporte > Si practicas deporte al aire libre, no olvides proteger tu piel de la exposición al sol

Si practicas deporte al aire libre, no olvides proteger tu piel de la exposición al sol

El verano es una época perfecta para las personas a las que les gusta practicar deporte al aire libre. Poder disfrutar de más horas de luz, mejor temperatura y menos lluvias anima a la gente a entrenar en playas, parques o paseos marítimos. Las personas deportistas suelen estar muy concienciadas sobre el cuidado de su salud pero descuidan el órgano más grande del cuerpo: la piel.

La piel de las personas que practican deporte está más expuesta a sufrir daños. En los deportes de contacto, por ejemplo, se pueden presentar lesiones como golpes, hematomas y heridas que hay que tratar debidamente. A estas lesiones en la piel se suman otras habituales también producidas en actividades como el running. Son muy frecuentes las callosidades en dedos, planta del pie o talón y se suelen dar en corredores de largas distancias, en personas con calzados muy ajustados o al iniciar la práctica deportiva. Además, la humedad y el sudor favorecen la infección por hongos en uñas y pies y aparecen otras afectaciones en la piel muy incómodas como las ampollas.

Cuando el deporte se realiza al aire libre, a estas complicaciones habría que sumar la exposición a los agentes climatológicos externos. Cualquier deporte que se realice expuesto a los mismos y sin la protección necesaria es de elevado riesgo. Tanto el frío de la montaña como el sol y la humedad pueden afectar a nuestra piel. Por ello es necesario tomar las precauciones necesarias para evitar problemas a corto y a largo plazo.

Las personas que practican deporte habitualmente pasan más tiempo al aire libre por lo que la exposición a la radiación del sol es mayor. Esto, sumado a la falta de protección en muchas ocasiones puede provocar quemaduras en la piel y aumentar el riesgo de padecer determinados tipos de cáncer o tumores.

La piel es el órgano más expuesto a la recepción de rayos ultravioleta y debemos tomar medidas para protegerla. La crema protectora es uno de los aliados cuando se practican deportes como atletismo o senderismo. Sin embargo, debemos escoger bien el tipo de crema que vamos a emplear, con un factor de protección no inferior a 30. Es necesario también aplicarla una media hora antes de la exposición al sol y reponerla si pasamos muchas horas expuestos.

En ocasiones, las cremas pueden resultar incómodas por la sudoración o si se realizan deportes acuáticos. En ese caso, se debe optar por proteger la piel con ropa adecuada como licras, camisetas o gorros, sin descuidar las partes del cuerpo que quedan expuestas al sol. No debemos olvidar que cuando está nublado, los rayos de sol traspasan en un 80%, por lo que el riesgo sigue estando presente.

Las exposiciones agudas al sol producen quemaduras que unidas a la sudoración aumentan el grado de quemado. Si esta exposición es muy prolongada en el tiempo y en horas de luz intensa provocará también el envejecimiento prematuro de la piel y un aumento del riesgo de padecer cáncer de piel.

En verano necesitamos además mantener nuestro cuerpo y nuestra piel hidratados. Para la hidratación externa es recomendable emplear cremas hidratantes que se adecuen a nuestro tipo de piel. Asimismo, la limpieza excesiva puede ser perjudicial. Cómo nos alimentemos determinará cómo de hidratada está nuestra piel. Hay que mantener un buen aporte de agua al cuerpo atendiendo a las necesidades de nuestro cuerpo ya que depende del momento del año o el grado de deporte que realicemos. El agua es esencial para la hidratación aunque los vegetales nos aportan también agua y sustancias que favorecen la nutrición y por tanto la hidratación.

La protección solar a través del móvil

La tecnología forma ya parte de nuestro día a día y en muchas ocasiones es una de nuestras principales fuentes de información, ya sea a través de internet o el uso de aplicaciones móviles. Por ello, el personal sanitario y diversas asociaciones, han centrado las campañas de concienciación en los smartphones.

Una de estas aplicaciones es la desarrollada por la Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) y la Universidad de Málaga. A partir de un algoritmo que combina información geográfica, meteorológica y dermatológica, la aplicación ofrece información sobre cuánto tiempo se puede estar al sol sin dañar la piel.
La aplicación, conocida como ‘UV-Derma’, quiere fomentar los hábitos dermosaludables frente a los efectos dañinos del exceso de exposición solar, y por ello ofrece consejos para la prevención del cáncer de piel con información meteorológica a tiempo real sobre los niveles de radiación ultravioleta solar incidente en la localidad del punto informativo donde se encuentre la persona con su móvil.

La aplicación es gratuita y se puede descargar tanto en sistemas Android como en IOS. Además de las recomendaciones o la información sobre el índice UV, ofrece información básica sobre las patologías más comunes derivadas de la sobreexposición solar y cómo prevenirlas y también explica en ‘Mitos y realidades’, dudas frecuentes entre la población de forma sencilla en 20 puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *