jueves, 21 marzo, 2019
Portada > Actualidad > Salud ambiental: reciclando metales

Salud ambiental: reciclando metales

AF_ROLL UP AME 100X205El domingo 17 de mayo se celebra el Día Mundial del Reciclaje.

Las empresas asociadas a la Asociación Metalgráfica Española se han marcado como objetivo que ningún envase de estas características acabe en vertedero. De hecho, el metal es el material de envasado más reciclado de España.

En concreto, el reciclaje de envases de acero y aluminio alcanzó en 2014 una tasa del 83,6%, lo que nos sitúa entre los países con mejores resultados, superando incluso los objetivos marcados por la UE, que ha fijado una tasa de reciclado del 80% para 2020.

Además de por su gran resistencia y durabilidad, las latas y envases metálicos destacan por estar fabricados con materiales permanentes. Esto quiere decir que los metales se reciclan infinitas veces, sin pérdida alguna de sus propiedades o merca de la calidad.

Así, por ejemplo, con 700 latas se puede construir una bicicleta; con 126 tapas de metal se puede hacer un móvil y 1.678 aerosoles se pueden convertir en una silla de ruedas.

Separar y reciclar metales es un proceso sencillo y altamente eficiente. En el caso del acero, su cualidad magnética permite su recuperación mediante electroimanes, sin que sea necesario seleccionar los envases a mano de entre los demás residuos. El aluminio, por su parte, se puede separar mediante corrientes de Foucault.

Las siguientes cifras reflejan las ventajas del reciclaje:

• Por cada tonelada de chatarra que se recicla, se ahorran más de 2 toneladas de materias primas, es decir, cada lata ahorra en materias primas dos veces su peso cuando se recicla.
• Reciclar 1 tonelada de chatarra = reducción del 75% de las emisiones de CO2 producidas cuando se fabrica el acero a partir de mineral de hierro.
• Reciclar 1 tonelada de chatarra = reducción de hasta un 95% de las emisiones de CO2 producidas cuando se fabrica el aluminio a partir de bauxita.
• Un envase de acero ahorra 1.5 veces su peso en emisiones de CO2.

Con todos estos datos, no hay duda de que merece la pena depositar todos los envases metálicos en los contenedores amarillos habilitados al efecto para su reciclaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *