miércoles, 12 diciembre, 2018
Portada > Uncategorized > Las terapias biológicas y la excelencia quirúrgica son el futuro de la Traumatología y Cirugía Ortopédica

Las terapias biológicas y la excelencia quirúrgica son el futuro de la Traumatología y Cirugía Ortopédica

Según explica el Dr. Casas, de la clínica Traumacor “el tratamiento de las enfermedades osteomusculoarticulares va muy enfocado a la prevención y las terapias biológicas”. Los factores de riesgo como la edad avanzada, el sedentarismo o el tabaquismo hacen necesario incidir también en la prevención para evitar lesiones traumatológicas

Además, la especialización en las diferentes áreas de la traumatología es cada vez más necesaria. Como indica el Dr. Casas, la especialidad de Traumatología y Cirugía Ortopédica (COT) es una “especialidad muy grande, hay que superespecializarse para tener recorrido y experiencia y dar así excelencia al tratamiento sobre todo quirúrgico de los pacientes”. El Dr. Casas es ejemplo de esta especialización, con más de 30 años de experiencia en el “mundo del hombro”.

La aparición de nuevas técnicas complejas como la navegación 3D en la cirugía vertebral hace imprescindible el conocimiento en profundidad no sólo de las patologías sino también de las técnicas. Como apunta el Dr. Casas, “no podemos abarcar toda la especialidad pero lo que hagamos, tenemos que hacerlo con la mayor excelencia posible”.

¿Cuál ha sido el mayor avance en la especialidad? En la COT  se ha vivido en las últimas décadas un desarrollo muy importante de todo lo referente a instrumentales, prótesis e implantes. Todo el desarrollo ha sido muy grande pero ahora mismo son pequeñas modificaciones no ese resurgir de hace 30 años. Dudo mucho que vayan a surgir prótesis revolucionarias. Por tanto el desarrollo de la especialidad va más hacia lo biológico y hacia la excelencia quirúrgica. Las técnicas que hoy en día se llevan a cabo son muy variadas. La especialización es muy amplia y un especialista no puede abarcar toda la especialidad. Ya están instauradas las especialidades de la ortopedia infantil, cirugía de la mano, la cirugía vertebral compartida por el traumatólogo y neurocirujano y otras especializaciones como la cirugía de rodilla y de hombro. Tenemos una especialidad muy grande que hay que compartimentar para dar excelencia al tratamiento sobre todo quirúrgico de los pacientes

¿Qué aportan los factores de crecimiento o células madre? Son terapias de regeneración de los tejidos lesionados. Lo que la propia biología propia no consigue, pretendemos estimularla y ese estimulo es a base de aportar los elementos que sabemos que son fundamental para la regeneración de las lesiones. Estamos continuamente regenerándonos. Cuando nos lesionamos, nos inflamamos y eso hace aumentar el aporte sanguíneo y de células reparadoras de todo tipo que activan el proceso reparador para devolver el tejido que se ha lesionado a su estado original. Lo que hacemos es coger esa fracción de nuestra sangre y llevar más cantidad de estos factores regeneradores a ese sitio. Hablamos de células madre mesenquimales que van a poder derivar en musculo, tendón y hueso. Accedemos a esas células extrayendo sangre de la médula ósea. Esa sangre la sometemos a un proceso de concentración-selección y es lo que inyectamos al paciente.

En la cirugía de la columna vertebral, ¿qué ofrece la navegación 3D?  Durante 10 años hemos trabajado en la cirugía especializada de la columna vertebral en colaboración con el neurocirujano García Fantini. Hemos trabajado conjuntamente en el desarrollo de técnicas, fijaciones vertebrales, malformaciones, artrodesis y en este sentido ha sido un descubrimiento mutuo la aparición de la navegación vertebral. La navegación vertebral da una fiabilidad muy alta. En la serie de la que disponemos, 90 casos con navegación, nos acercamos  casi al 100% de implantes con cirugías navegadas con unos resultados completamente satisfactorios. Otro punto a favor es que se reduce la radiación en quirófano tanto para el paciente como para el cirujano. Se va a acabar imponiendo aunque con ciertas dificultades debido a su coste y su curva de aprendizaje. Hay que tener en cuenta que se precisa de personal auxiliar muy especializado en el uso y manejo de estos equipos, realmente es una labor de equipo. Estas intervenciones requieren de especialización de todo el equipo, hay que pasar por una curva de aprendizaje la cual es costosa y esforzada, pero los beneficios y la seguridad que aporta esta técnica son muy importantes. Podemos decir que hay un antes y un despues a partir de la introducción de la cirugía vertebral con navegación en 3D.

Tuvimos ocasión de organizar en A Coruña en junio del 2016 el primer simposio internacional de cirugía vertebral con navegación en 3D, con gran éxito de participación y con el objetivo de difundir este avance técnico. Hay que especializarse en la cirugía vertebral para poder hacer esto porque para el cirujano, es una tecnología extraña para la que no ha tenido posibilidad de formación.  Como punto de excelencia hemos sido pioneros en la introducción de la terapia con células madre que extraemos de la médula ósea del propio paciente para complementar estas operaciones de la columna vertebral.

¿Qué caracteriza el mundo del hombro? Es un mundo muy especial en el que hay que tener un profundo conocimiento de las patologías. El diagnóstico es muy clínico: las exploraciones, la historia clínica del paciente y lo que nos cuenta. Nos apoyamos, obviamente, en la resonancia y ecografía que desde hace muchos años vengo difundiendo. La ecografía complementa muy bien la especialidad sobre todo en la cirugía del hombro. El diagnóstico es clave en la patología de hombro. Hay mucha tendencia a identificarlo todo como tendinitis. Pero esto no es así, no es infrecuente que se confunda con una capsulitis o incluso un desgarro de tendones del manguito,  y el hombro no se curará bien porque no se ha enfocado bien.

¿Cuáles son las patologías más habituales en el hombro? La patología de hombro está muy determinada por la edad. Por debajo delos 30 años: las inestabilidades de hombro, los problemas ligamentosos. Entre los 30 y 50 las tendinitis calcificantes y las capsulitis retráctiles. Sobre todo en pacientes mujeres con problemas de diabetes o tiroides. La mujer tiene un mundo hormonal distinto al del hombre y eso influye. La tendinitis calcificante es de los cuadros más dolorosos que hay. Cuando se presenta de manera aguda, el paciente sufre un dolor muy serio. Se encuentra con dolor de hombro que simula un infarto y se pasa muy mal. La punción ecoguiada en estos casos es un tratamiento muy agradecido. Después, por encima de los 50 años nos encontramos con otra lesión habitual como la rotura de manguito. La tragedia en esta cirugía es llegar muy tarde y hay factores como el tabaquismo que determinan mucho el resultado.

En la cirugía del hombro, ¿cuál ha sido el gran avance? La aparición de la artroscopia hace 25 años supuso un boom no sólo por el desarrollo técnico sino porque supuso el conocimiento profundo de ciertas patologías que sólo se diagnostican por artroscopia. Además permite  efectuar cirugía del hombro con poco daño para el paciente. El hombro antes se abría y ahora prácticamente no se abre excepto en el mundo de la fractura. Hay que distinguir entre el hombro agudo, fractura en que hay que colocar tornillos y placas y el hombro crónico doloroso, en donde sí que tiene mucha aplicación la técnica artroscópica. Por otro lado en la línea del desarrollo de la especialidad han aparecido pequeños implantes y prótesis, una evolución muy interesante que ayuda a reparar las lesiones y son muy fiables. Además de la conformación y la consolidación de que los resultados de ciertas técnicas quirúrgicas son satisfactorias, sobre todo en la cirugía del manguito y de la inestabilidad ligamentosa.

¿Cómo se pueden prevenir las patologías de hombro? Hay que entender que el hombro funciona apoyándose en la escápula y la musculatura de la espalda. Por lo tanto hay que tener bien la musculatura de la espalda. La postura que todo el mundo sabe que esta relacionada con los problemas de columna lo es también para el hombro. La prevención en el ámbito diario es una buena postura y un desarrollo muscular de la musculatura que estabiliza la escápula. Para un deportista sería esto mismo y además estiramiento previo. Se trata de estirar la capsula articular y los tendones. El precalentamiento del hombro existe y se debe hacer sobre todo en los deportistas que son tiradores: balonmano, baloncesto, tenis, y también en deportes como la natación con movimientos repetidos. Las mujeres tienen un problema adicional por su anatomía porque tienen mamas y por un menor desarrollo muscular. Tienen tendencia a la protracción, a la caída de los hombros. Son además, las que más tareas domésticas hacen repetitivas: planchar o colgar ropa en las que estoy manteniendo posturas muy encorvadas que predisponen a estos temas. La prevención comienza por ser consciente de que existen estos problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *