miércoles, 19 septiembre, 2018
Portada > Actualidad > La frecuencia de aparición del estrabismo en la población infantil es de un 4%

La frecuencia de aparición del estrabismo en la población infantil es de un 4%

Estrabismo infantil

En la población infantil es frecuente la aparición del estrabismo. Para poder ver los objetos, los ojos se encuentran alineados, siendo necesario que ambos posean las mismas agudeza visual y capacidad de acomodación. La actuación conjunta y coordinada de las estructuras visuales consigue una adecuada visión binocular y una correcta percepción de la profundidad, de manera que el cerebro forme una única imagen tridimensional. Cuando no concurren estas condiciones, al enfocar un objeto se genera una imagen distorsionada a nivel cerebral y la desalineación de un ojo respecto del otro, apreciable externamente.

 

Cuando las alteraciones de motilidad y movilidad provocan una desviación constante en uno o en ambos ojos y en todas las posiciones de la mirada, los oftalmólogos utilizan el término estrabismo, comprensivo de distintas situaciones:

– Si se altera la visión binocular y ambos ojos se fijan de manera alternativa se denomina estrabismo alternante.

– Si el ojo que se fija es siempre el mismo, suele producirse ambliopía (baja visión) del ojo que no se fija, hablándose entonces de estrabismo fijo.

– Si la mirada se desvía hacia la nariz se llama estrabismo convergente o endotropía, en tanto que la desviación hacia la oreja se denomina estrabismo divergente o exotropía.

– Si la mirada se desvía hacia la frente (arriba) hablamos de hipertropía, pero si es hacia el mentón (abajo) se denomina hipotropía.

– Finalmente, si la mirada se desvía en sentido giratorio (de izquierda a derecha o al contrario), se alude a ciclotropía.

La frecuencia de aparición en la población infantil es de un 4%, siendo variadas las causas: enfermedades oculares o sistémicas, traumatismos, diferentes síndromes, problemas congénitos y malformaciones, defectos en la refracción, etc. Deseo indicar que es normal que en los primeros meses de vida se aprecien uno o ambos ojos desalineados, debido a que la maduración de la visión todavía no se ha completado. Si con el paso del tiempo no mejora, el pediatra indicará la necesidad de acudir a un especialista para realizar los preceptivos exámenes.

Carmen Reija / Óptica Colegiada / https://misconsejosparatusalud.blogspot.com.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *