miércoles, 19 septiembre, 2018
Portada > Actualidad > “El Alzheimer no es sólo el paciente sino todo lo que conlleva alrededor”

“El Alzheimer no es sólo el paciente sino todo lo que conlleva alrededor”

El próximo 21 de Septiembre está marcado en el calendario como el Día Mundial del Alzheimer. Una fecha para sensibilizar sobre esta enfermedad y sus consecuencias. En España hay 600.000 personas que sufren demencia y cada año se diagnostican 40.000 nuevos casos. Se estima que sólo un 20% están identificadas. Según las estadísticas, debido al envejecimiento de la población, en el año 2050, la demencia podría afectar a un millón de personas.

Un diagnóstico precoz y por ende, un tratamiento precoz, tanto farmacológico como multidisciplinar, puede conseguir ralentizar la evolución de la enfermedad hasta en cinco años. Es decir, mucho tiempo ganado a la enfermedad en que la persona afectada se mantiene todavía independiente. Por ello, como indica la neuróloga Gema Vicente Peracho, del centro Mapfre, “ante los primeros síntomas, hay que acudir a un especialista pues lo que es un deterioro cognitivo leve en un año puede ser ya un Alzheimer”.

¿Qué es una demencia? Es un deterioro cognitivo de las funciones superiores crónico, es decir, en que la evolución dure por lo menos tres meses aunque lo normal es un año. Mientras que el nivel de conciencia y atención se mantiene normal.  Para determinar que hay una demencia tiene que implicar algo en el día a día, es decir, en actividades comunes. Por ejemplo, gente que dedicaba a coser y ahora no es capaz de hilvanar o a la informática y ahora no es capaz de programar. Suele afectar a personas mayores de 65 aunque hay tipos de demencias más precoces.

¿Cómo se diferencian los distintos tipos de demencias? Por el tiempo y la evolución de la enfermedad. Un diagnóstico apropiado sería una anatomía patológica del cerebro. La más frecuente es la enfermedad de Alzheimer. Hay también un deterioro cognitivo leve en el que hay quejas de memoria pero no implica nada en el día a día. Sin embargo, habría que prestarle atención, sobre todo en pacientes jóvenes. La segunda más frecuente es la demencia vascular provocada por infartos cerebrales. Otro tipo de demencias, no tan frecuentes, son las demencias por cuerpos de lewy o una demencia frontotemporal.

¿Cómo se diagnostica? El diagnóstico es algo clínico. Lo primero es hacer una analítica completa. Hay un 20-30% de demencias que son tratables pues están derivadas de déficit de vitaminas, problemas hormonales o infecciosos.  Lo siguiente sería hacer un escáner para comprobar que el cerebro no esté atrofiado. Esto podría ser indicio de un deterioro cognitivo asociado. Por último se realizan pruebas como el Mini mental. Es una prueba sencilla y rápida. Se hace en consulta y nos da mucha información tanto de atención, orientación, praxias (cómo manipular objetos), cálculo,…

¿Hay prevención? El Alzheimer no es tratable ni prevenible a día de hoy. La edad y ser mujer son factores de riesgo que no podemos evitar. Hay otros factores de riesgo cardiovascular que favorecen el desarrollo de demencias: el hábito tabáquico, enólico, el sobrepeso, o el colesterol. Es muy recomendable mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio aunque sea suave y sobre todo mantenerse activos mentalmente.

¿Cómo es la evolución de la demencia? Las demencias tienen tres fases, una en la que el paciente tiene quejas de memoria que no implican nada en el día a día. Habitualmente, se prolongan muchos años antes del diagnóstico. Una fase clínica en la que se diagnostica. Es lo que llamamos la enfermedad de las “aes”: afasia, dificultad para hablar; apraxia, dificultad para manejar objetos como un cuchillo o agnosia, dificultad para reconocer determinadas cosas o saber para qué y cómo se usa, por ejemplo, una cafetera. En la última fase, el paciente no es capaz de vestirse, caminar, controlar esfínteres… Dentro de estas dos últimas fases es muy importante la parte conductual. Son pacientes que sufren alucinaciones, trastorno comportamiento, agresividad contra los familiares… Es muy importante también diagnosticarlo, tratarlo y saber que forma parte de la enfermedad.

Ante los primeros síntomas, ¿se deben comenzar terapias de estimulación cognitiva? Desde el principio. Incluso en pacientes que no tienen quejas de memoria. No hay tratamiento curativo para la enfermedad. Los tratamientos ralentizan el proceso, la evolución y los síntomas conductuales. Un 60% debería consistir en un tratamiento multidisciplinar. Trabajar la memoria en casa o centros de día con el asesoramiento de terapeutas ocupacionales, enfermeros o neuropsicólogos. También se ha demostrado que la musicoterapia es muy beneficiosa en estos casos consiguiendo ralentizar la evolución.

¿Qué papel juega la familia? Es el pilar del paciente. La enfermedad de Alzheimer no es sólo paciente sino todo lo que conlleva alrededor. El 70% del gasto por dependencia lo soporta la familia. El paciente necesita un apoyo total para cada actividad diaria y sólo un 20% de los pacientes están institucionalizados. Esto conlleva que la persona encargada del cuidado desarrolle ansiedad, fatiga, depresión o estrés. Existen jornadas, actividades o centros donde el paciente puede acudir para que haya un respiro familiar. Es muy importante el cuidado de la familia. Hay que recomponerse mentalmente del peso que conlleva la enfermedad. Hay un declive en que el paciente no es capaz de reconocer a su familia y eso es una carga emocional muy importante. Son además enfermedades que pueden durar 10-15 años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *