miércoles, 12 diciembre, 2018
Portada > Actualidad > “El porcentaje de éxito en la cirugía endoscópica de columna lumbar está entre un 85-90%”

“El porcentaje de éxito en la cirugía endoscópica de columna lumbar está entre un 85-90%”

La  Cirugía Endoscópica de columna lumbar, indicada para hernia discal lumbar y estenosis de canal, permite una mejor y más rápida recuperación, así como la disminución de la estancia hospitalaria.

Según explica Gabriel Sánchez Mazariegos, traumatólogo, especialista en patología de Columna Vertebral del centro Mapfre, “con la evolución de nuevos instrumentales y nuevas técnicas, se consigue disminuir mucho los riesgos y mejorar la recuperación de los pacientes”.

La Cirugía Endoscópica de columna lumbar es una técnica mínimamente invasiva en la que “se respetan más las estructuras anatómicas sanas de los pacientes”. La intervención consiste en realizar una pequeña incisión de 1,5 cm en la zona lumbar donde se utilizan unos retractores tubulares colocados mediante dilatadores secuenciales. Esto permite un mayor control sobre los nervios, evitan  la disección del músculo y, por lo tanto, generan un menor sangrado haciendo que la recuperación sea más rápida que en la cirugía convencional con un menor tiempo de ingreso hospitalario.

¿Qué ventajas tiene la  cirugía endoscópica de columna lumbar frente a las técnicas tradicionales? Son técnicas mínimamente invasivas por lo que se respetan más las estructuras anatómicas sanas de los pacientes. Hay una recuperación mejor, menos dolor, se requiere menos medicación y el paciente requiere menos ingreso hospitalario. Al día siguiente de la cirugía, si no hay complicaciones, se van caminando con una mejoría espectacular. Además, se reducen riesgos tanto de sangrados como de infecciones.

¿Qué síntomas aparecen si hay una hernia de disco? Son procesos agudos de dolor que se presentan en pacientes adultos jóvenes. El dolor puede aparecer de forma brusca tras un esfuerzo o tras realizar movimientos repetitivos. Hay un dolor muy intenso en miembros inferiores, hormigueo, alteraciones en sensibilidad… En casos más severos, un déficit neurológico por la compresión de las raíces nerviosas lumbares. La cirugía endoscópica se usa para quitar las hernias y liberar los nervios que están comprimidos.

¿Cómo afecta a los pacientes la estenosis de canal? Suele aparecer en pacientes adultos por cambios degenerativos, por desgaste natural por la edad o por alteraciones anatómicas de nacimiento. Se produce una estenosis o cierre, que provoca que la médula esté más comprimida de lo normal. Esto produce sintomatología variable: dolor lumbar que no mejora, claudicación, dolor en las piernas al caminar… Produce mucha limitación funcional para caminar, pues impide recorrer distancias largas sin descansar.  Mediante estas técnicas, se abre el espacio que está cerrado, liberando la médula y las raíces nerviosas. En estos pacientes, tras la cirugía, se produce una mejoría espectacular. Pueden llegar a hacer una vida prácticamente normal.

¿Es necesario algún tipo de rehabilitación a posteriori? En algunos casos puntuales. Dependiendo de la profesión del paciente y su actividad física, se requiere rehabilitación orientada a mejorar la movilidad lumbar. Habitualmente no es necesario y desde el primer día se permite moverse y caminar aunque con la precaución de no realizar esfuerzos.  En pacientes jóvenes con trabajos que requieren esfuerzo físico, el tiempo promedio de reincorporación está aproximadamente en un mes y medio.

¿Puede haber una recaída? Las dos principales complicaciones descritas por las que puede haber necesidad de reintervenciones son: las recidivas herniarias, hernias nuevas sobre el nivel que se ha intervenido y las fibrosis radiculares que son las cicatrices que se pueden producir cercanas al nervio y pueden producir dolor. Estas dos situaciones es imposible preverlas. Hay factores intrínsecos del propio paciente como el tipo de cicatrización que no son controlables. Esto puede producirse en 6 u 8 pacientes de cada 100. Con las técnicas mínimamente invasivas, al reducir la agresión y el sangrado, estas posibles complicaciones tienden a disminuir. El porcentaje de éxito de estas intervenciones está entre un 85-90%. Un porcentaje más alto que con las cirugías tradicionales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *