jueves, 17 enero, 2019
Portada > Actualidad > El dolor crónico es una “enfermedad” que tiene repercusiones personales, familiares, laborales y sociales que afectan a una población muy elevada y en muchas ocasiones desantendida

El dolor crónico es una “enfermedad” que tiene repercusiones personales, familiares, laborales y sociales que afectan a una población muy elevada y en muchas ocasiones desantendida

Dr. Freire
Dr. Freire

La Organización Mundial de la Salud recomienda desarrollar estrategias de atención integral del dolor. El dolor es uno de los trastornos que más afecta y preocupa a la población; se considera el quinto signo vital y es el síntoma acompañante que motiva, con mayor frecuecia, una consulta médica. Es un problema sanitario y social de primera magnitud.

El abordaje del #dolor en el paciente pediátrico, tolerancia cero al dolor infantil, la atención del paciente con dolor crónico, el dolor en los enfermos de cáncer…,  son líneas abiertas de trabajo de investigación que sitúan a la comunidad gallega en un lugar aventajado en la estrategia de atención integral al dolor que recomienda la OMS.

La Unidad de Intervencionismo Percutáneo & Dolor Crónico es el resultado de un proyecto de atención al dolor crónico que han llevado a cabo especialistas en Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor. Esta Unidad viene a cubrir un vacío asistencial en A Coruña, en cuanto a atención del paciente con este síntoma.

El equipo médico está formado por los doctores Alberto Camba y Enrique Freire. Su proyecto, que cuenta con el aval de más de 30 años de experiencia, llega para asistir a un paciente afectado por cualquier tipo de dolor crónico, que no se encuentra aliviado de sus padecimientos y que quiere mejorar su calidad de vida.

Entrevista:

P- Doctor, ¿por qué este proyecto?

R- Es el resultado de una idea que ha estado siempre en mi mente: poder prestar atención a una población afectada por un dolor de distintos orígenes: nociceptivo, neuropático y mixto. Es un reto importante e ilusionante porque además es un campo en el que tengo amplia experiencia y sobre el que me apetecía trabajar desde hacía tiempo.

P- ¿Cómo afecta el dolor a nuestra población en general?

R- El dolor crónico sin control supone un gran problema para el paciente que lo sufre, tanto a nivel físico como psicológico que afecta tanto a nivel personal como al entorno más inmediato de cada paciente. Además tiene un tremendo impacto social. Lo cierto es que, a pesar de los esfuerzos realizados para combatirlo, todavía es un problema por resolver en nuestra sociedad y en los países de nuestro entorno.

Más de 6 millones de españoles padecen dolor crónico en distintas patologías; 9 de cada 10 pacientes lo sufren a lo largo de más de un año de duración;  hasta 9 de cada 10 pacientes sufren dolor severo a pesar del tratamiento.

Más de 700.000 pacientes relatan dolor severo. Tres de cada cuatro de estos pacientes sufren ansiedad o depresión de diferentes grados motivada por el descontrol del dolor. La mayoría relatan importante pérdida de calidad de vida relacionada con esta depresión o con la pérdida de las posibilidades de realizar sus actividades básicas diarias, de relación social o incluso de calidad de sueño.

Según cifras de la Sociedad Española del Dolor (SED), anualmente se incorporan en torno a 100.000 pacientes a las unidades de tratamiento del dolor crónico de la población española, lo que nos traslada la magnitud e importancia de su tratamiento.

P-¿Existe alguna diferencia con el resto de Europa?

R- Según cifras de estudio del dolor en Europa (Europe Pain 2003 y 2007), hasta un 66% de los pacientes reciben una atención inadecuada de sus dolores, más de 2 de cada 5 pacientes cambian sus tratamientos por ineficaces y hasta más de un 66% de los pacientes desean cambiar sus tratamientos por algo más efectivo. Los pacientes en general se sienten mal informados de sus procesos acudiendo hasta en un 65% de ellos a varios profesionales a pedir “segundas opiniones”.

P-¿Cuál es el perfil del paciente con dolor crónico?

R- El perfil habitual, según estos estudios, se refleja en una paciente de mediana edad (50 años), cuyos hijos no viven en la misma casa pero sí conviven con otras personas.

Las patologías que abarcan un mayor porcentaje de afectación de pacientes (hasta un 65%) son los problemas osteo­artrósicos (OA) junto con las artritis; le siguen los problemas de dolor lumbar relacionados o no con hernias discales y cirugías previas sobre la espalda y a continuación, las lesiones traumáticas.

La artritis reumatoide, las migrañas y las lesiones de nervios concretos de origen traumático o relacionadas con enfermedades como la diabetes, son las causas siguientes, además de un sinfín de otras patologías.

P-¿Qué aspecto importante destacaría usted más?

R- Sin duda, la pérdida de calidad de vida de estos pacientes, un aspecto que además se puede cifrar. Se sabe que hasta un 27% de los pacientes es incapaz de relacionarse con los amigos y familiares por culpa de sus dolores. Hasta un 50% de los pacientes que lo sufren se sienten desamparados y son incapaces de pensar o manejarse con normalidad. Hasta un 30% tienen problemas para desarrollar una vida independiente y hasta un 19% reconoce tener problemas con sus parejas.

Qué decir además de la esfera laboral: hasta una pérdida de 15 días laborales por incapacidades laborales temporales (ILT). Hasta un 44% reconoce trabajar media jornada o incluso una jornada completa, pero con intenso dolor, reconociendo una importante bajada de su rendimiento en la jornada laboral;  y hasta un 19% relata haber perdido el empleo.

P-¿Cuáles son sus principales líneas de trabajo?

R- Principalmente una atención personalizada, experta, dedicada y siempre multidisciplinar al paciente con cualquier tipo de dolor crónico. Atendemos los diferentes aspectos en los que el dolor toma relevancia. Pacientes derivados de diferentes médicos especialistas: traumatólogos, neurocirujanos, neurólogos, reumatólogos, médicos rehabilitadores, fisioterapeutas, psiquiatras, etc; y que forman el resto del equipo de profesionales implicados directa o indirectamente en este proyecto para dar cobertura a las necesidades analgésicas para nuestros pacientes en el tratamiento del dolor crónico. Nuestro objetivo es sobre todo, mejorar la calidad de vida y expectativas de los pacientes con patologías con dolor crónico en sus diferentes vertientes.

Estos pacientes  en muchas ocasiones, desesperados ya no saben a dónde acudir con sus dolencias e incluso caen en profundas depresiones con las consecuentes pérdidas de calidad de vida, trastornos del sueño, etc.

Más de 700.000 pacientes relatan dolor severo. Tres de cada cuatro de estos pacientes sufren ansiedad o depresión de diferentes grados  motivada por el descontrol del dolor.

La Unidad de Intervencionismo Percutáneo & Dolor Crónico es, en definitiva, el producto de una satisfacción personal, la de poder desarrollar una disciplina médica dentro de una especialidad, la Anestesilogía.

—————————————————–

La Unidad de Intervencionismo Percutáneo & Dolor Crónico de los doctores Enrique Freire y Alberto Camba mejora la calidad de vida de estos pacientes

El doctor Alberto Camba es Jefe de Servicio de Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor.

El doctor Enrique Freire es médico anestesiólogo, especialista en Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del dolor. Máster Universitario de Especialista en tratamiento del dolor por la Universidad Europea Miguel de Cervantes.

Ambos colaboradores con distintas Sociedades Médícas relacionadas con el tratamiento del Dolor; La I.A.S.P. (International Association of study of Pain), la S.E.D. (Sociedad Española del Dolor) y la SGADOR (Sociedad Gallega del Dolor).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *