martes, 10 diciembre, 2019
Portada > Uncategorized > “El balneario es un lugar para curarse y mejorar las condiciones de salud”

“El balneario es un lugar para curarse y mejorar las condiciones de salud”

Mondariz

En Galicia contamos con el 20% de las instalaciones balnearias de todo el conjunto del Estado. Se trata de instalaciones ubicadas allí donde los manantiales de aguas mineromedicinales brotan de la tierra. Para el doctor y presidente de la Real Academia de Medicina de Galicia José Carro Otero, “Galicia es un lugar geológico privilegiado”. Estas aguas con beneficios específicos, dice Carro,  permiten a “una persona sana estar mejor de salud y evitar la enfermedad y a un enfermo lo cura o por lo menos lo alivia notablemente”.

Carro Otero incide en que hay que diferenciar entre balnearios y spas. “En un baleario se hace la cura hidrotermal con aguas con efectos especiales y los spas son lugares donde se usa el agua corriente potabilizada caliente. Se pueden hacer las mismas formas de aplicación pero el agua no es la misma”. En la actualidad los balnearios cuentan con equipos médicos para definir “la técnica terapéutica y la dosis que se aplicará” a cada paciente en base a una indicación médica. Hasta el momento esta terapéutica sólo se puede realizar de forma privada aunque el futuro podría abrir la posibilidad a su incorporación a la Seguridad Social.

¿Está la balneoterapia de moda? Sí y puede todavía estar mejor. Tenemos unos buenos balnearios con excelentes aguas mineromedicinales naturales con propiedades bien demostradas a través de una buena analítica de su composición y la comprobación clínica de su uso terapéutico. Son balnearios con instalaciones modernas y con hoteles confortables al nivel que la época demanda. Hay empresarios con buen sentido de empresa balnearia y con equipos médicos y auxiliares competentes y experimentados para la aplicación de los tratamientos. Galicia es un lugar con unas expectativas balnearias de primer nivel.

En el ámbito médico ¿hay cada vez más interés por parte de los profesionales por esta rama? Es muy importante el papel de las facultades de medicina porque han de explicar hidrología médica. La facultad de Santiago tiene una asignatura optativa específica y los alumnos entran en el conocimiento de esta terapéutica y preventiva porque el balneario no solamente cura sino que mejora las condiciones de salud. El día que la Seguridad Social apoye las aplicaciones balnearias dentro de los sistemas de asistencia curativa habrá más concurrencia y la gente se acostumbrará a usar esta forma. Se puedan aconsejar los balnearios para rehabilitaciones. La rehabilitación en el agua es mucho más placentera, menos dolorosa y más segura.

¿Es factible esa incorporación a la Seguridad Social? Sí. A medida que vaya habiendo la concienciación necesaria y los recursos. No se trata de que los organismos políticos no quieran hacer una cosa, sino que no tienen capacidad económica. Con un sistema de copago se puede ir logrando. En otros países esto ya está en marcha y hay que irlo implantando a medida que las circunstancias lo permitan. Tenemos unas posibilidades muy grandes.

Hay estudios que apuntan a los beneficios para la calidad de vida de los pacientes oncológicos, ¿se trabaja ya en este aspecto? Algunos directores médicos de balnearios han insistido mucho y se ha hecho un esfuerzo grande. Todos los caminos son explorables. Son tratamientos que no tienen grandes contraindicaciones, lo que no pasa con los fármacos. Si se indica mal un fármaco no cumple el papel terapéutico pero sí el papel de ese tanto por ciento que causa sus daños. El balneario es más inocuo, tiene efectos beneficiosos y apenas contraindicaciones.

¿Es aconsejable también para tratamientos respiratorios? Para la patología del aparato respiratorio o alergias hay aguas muy beneficiosas como las antiguas termas de Lugo con una probada eficacia. Se aplican por medio de aerosoles o duchas naseo faríngeas con comprobado efecto beneficioso.

¿Se consigue con la balneoterapia reducir otro tipo de fármacos? Tanto en patologías respiratorias como con reumatismos o patologías digestivas. Lo que se gasta en tratamiento hidrotermal debe aliviarse luego en que durante un cierto tiempo el enfermo estará mejor y se reducirá la indicación farmacológica. Se ahorra y se evitan las segundas acciones de los fármacos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *