martes, 4 agosto, 2020
Portada > Actualidad > El arte de vivir

El arte de vivir

Desde que el hombre existe sobre la Tierra se vienen produciendo una serie de procesos dentro de su evolución como son la hominización y la humanización. Dentro del proceso de humanización, ha desarrollado una capacidad de adaptación extraordinaria fruto de su desarrollo y capacidad intelectual que le permitió el dominio de gran parte de la Naturaleza. Después de tantos desafíos, este desarrollo podría suponer una existencia pacífica y una solución creciente a los problemas de la vida humana, pero no siempre se cumplen estas premisas y la lucha continua, y a pesar de los enormes progresos de la medicina y otras ciencias, seguimos en la necesidad de recuperar la salud día a día, tanto o más que en épocas pasadas porque ésta, se ve amenazada, no sólo por las enfermedades, sino por toda una serie de factores psicosociales que afectan al estado de bienestar. Tanto es así que alguna vez hemos llegado a leer que casi el 60 por ciento de los gallegos cree que su nivel de estrés ha aumentado.

Los problemas de salud, el estrés, la inestabilidad laboral, el dinero o el no sentirse querido son los aspectos que más preocupaciones generan.

De manera que siguiendo un poco a Bertrand Russell que estableció las bases para la conquista de la felicidad, consideramos necesario también profundizar en lo que puede ser «La conquista de la salud» una apuesta por la vida, entendiendo que la salud es uno de los valores más importantes para el ser humano, ya que sin salud de poco nos vale todo lo demás.

El hombre desde sus orígenes no ha parado de esforzarse por encontrar soluciones a sus grandes problemas existenciales, desarrollando el saber científico, no sólo de las ciencias experimentales, sino también las ciencias humanas en la consideración de que, la vida, es un experimento inacabado. Tanto es así, que después de tantos años de existencia sobre la tierra, no hayamos concluido una escala de valores que sea para todos igual. Este es el gran problema con el que nos encontramos en la época actual, por lo que tendríamos que repasar la doctrina aristotélica, o las aportaciones de Malebranche, Spinoza, Hume, Kant, Nietzsche, Scheler y otros muchos sin tener que llegar a la triste conclusión de Thomas Hobbes: «el hombre es un lobo para el hombre”.

Conscientes de esta realidad, trataremos de investigar los factores que obstaculizan el bienestar humano centrado en la salud; el miedo, es el gran enemigo y quien teme perder lo que constituye el bienestar o la felicidad de su vida, ya lo ha perdido. En esto, como en otras cosas, el valor es la esencia de la sabiduría y sin valores, lógicamente, no puede haber salud.

Al igual que la salud, la educación es otro aspecto importantísimo de la vida humana que nos va a permitir y ayudar, en gran medida, a mantener y a recuperar la salud cuando ésta se ha perdido, independientemente de la aplicación de la medicina científica, ya que son aspectos que se complementan dentro de la infinita complejidad de la vida social que la educación refleja y de la cual es, a su vez, instrumento y medio.

Es curioso observar cómo en el marco de las culturas orientales como la tibetana o hindú, existe la creencia milenaria relacionada con el denominado «ojo místico» o «tercer ojo» según el cual se posee la cualidad de la «clarividencia» que permite tener conciencia de los acontecimientos pasados y predecir el futuro, así como poseer un conocimiento de la esencia de las cosas.

Poseer el conocimiento de la esencia de las cosas supondría manejar «el arte de vivir» que se correspondería con lo que Rene Descartes, en su conocida obra «De Homine» define la glándula pineal o «glándula H» como el lugar en que el alma ejerce su influencia y en consecuencia se trata de la encrucijada anatómica en la que existe una clara conexión entre lo corporal y lo espiritual.

Y por último decir como Dalai Lama «Si contribuyes a la felicidad de otras personas, encontrarás el verdadero bien, el auténtico significado de la vida». 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *