miércoles, 27 enero, 2021
Portada > + Deporte > ¡Échate a andar, que el frío no sea un problema!

¡Échate a andar, que el frío no sea un problema!

Captura

Llegado el otoño, son cada vez más los aventureros que deciden recorrer los senderos ocultos en nuestros preciosos montes. Y para ello es muy importante elegir una vestimenta que nos aporte el máximo confort y se adecue a las condiciones climatológicas del momento.

Es importante tener en cuenta una serie de recomendaciones generales dirigidas a la hora de invertir en el material necesario.

Calidad de los tejidos que permitan la transpiración de la piel.
Revisar la confección del producto y atender a las costuras y cierres.
Pensar en el peso de la carga a transportar al guardar todo en la mochila.
Amplitud del movimiento de brazos y piernas sin oprimir cintura y extremidades.
Y como si de cebollas se tratase, nos centraremos en el principio del sistema de capas, ya que un cierto número de capas de tejido mantendrán mejor la temperatura corporal que una sola prenda gruesa. Si tenemos demasiado calor, podemos controlar nuestra temperatura corporal eliminando capas o aireándolas, pudiendo aplicar este principio tanto en los climas cálidos como en los fríos.

Primera capa: En contacto con la piel, ropa interior de lana fina, que no irrite la piel, o tejidos que no den sensación de frío.
Segunda capa: Esta debe ir más suelta pero con la posibilidad de proteger y mantener el cuello y las muñecas. Pantalones y camisetas térmicas que tienen la ventaja de secarse muy rápido y ser muy útiles tanto para el frío como para el calor.
Tercera capa: Puede ser un buzo de fibra polar o similar.
Capa exterior:
La campera de abrigo evita que perdamos el calor del cuerpo y no permite la penetración del aire frío exterior. Su tejido debe dejar resbalar la nieve o el agua; en general resisten muy poco las lluvias persistentes.
Los cortavientos tienen la función de protegernos del viento pero no nos abrigan.
Los pantalones deben facilitar el movimiento de las piernas sin perjudicar la circulación.
Medias o polainas de lana natural hasta por debajo de las rodillas evitando que tengan reparaciones que puedan dañar los pies. En caso de que el clima y el terreno lo requieran, se puede colocar una polaina impermeable que cubra la caña y evite así la entrada de nieve o piedras.
¡Atención al uso de medias de nylon para caminar la montaña que pueden producir heridas y cortaduras!
Guantes o manoplas que posean en su interior una capa térmica para proteger mejor las manos, mejoraría la calidad si el tejido exterior es semi-impermeable. No se recomiendan los guantes de lana, ya que mojados dejan de abrigar.
Cabeza: Gorro o pasamontañas de lana que pueda cubrir las orejas. El casco de escalada es necesario para prácticas y eventos de ascenso de alta dificultad en rutas expuestas a caídas de rocas.
Impermeables: Tres únicos elementos en el mundo resultan totalmente impermeables –Nylo, plástico y goma-. Ninguno de los tres posibilita una prenda que le permita al cuerpo mantenerse aireado a la vez que protegido de la lluvia aunque evitan que penetre el agua exterior.
Habría que pensar que la mochila también debe estar protegida contra el agua, por lo tanto existen dos soluciones posibles: acomodar todo en bolsitas de nylon o en una gran bolsa de consorcio dentro de la mochila; o cubrir la mochila con una funda impermeable que se ajuste perfectamente a su forma.

Publicado por Más deporte https://www.facebook.com/pages/M%C3%A1s-deporte/1435740183388057?fref=ts con la colaboración de www.saludymedicinahoy.es

Laura Vázquez / Comunicación deportiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *