lunes, 17 junio, 2019
Portada > Actualidad > Cómo prevenir y tratar la fascitis plantar para evitar nuevas recaídas

Cómo prevenir y tratar la fascitis plantar para evitar nuevas recaídas

La fascitis plantar es una patología en la que, como en tantas otras que afectan al complejo tobillo-pie, la identificación de la causa es fundamental para erradicarla de forma definitiva. Esta patología como explican Miriam Barcia y Rubén Beldarrain, fisioterapeuta y podólogo de la Unidad de Patología del Pie de Abaton Saúde, tiene una elevada incidencia tanto en la población deportista como no deportista.

¿En qué consiste la fascitis plantar?

La fascia plantar es una banda de tejido elástico que va desde el calcáneo hasta la zona metatarsal (debajo de los dedos). La inflamación de dicha estructura, principalmente en la zona en la que la fascia se inserta con el calcáneo, es lo que conocemos como fascitis plantar. La fascia plantar tiene una gran función biomecánica al caminar: es la responsable, junto con otras estructuras del pie, de mantener el arco plantar y de absorber y devolver la energía que se produce cuando el pie impacta contra el suelo.

¿La fascitis plantar es un problema común?

Es un problema bastante habitual. En la población no deportista suele aparecer a partir de los 45 años, aunque es habitual que aparezca en pacientes jóvenes que practiquen deporte. Algunos estudios afirman que  alrededor del 10% de la población puede llegar a padecerla en algún momento de la vida.

¿Qué síntomas nos pueden hacer sospechar que sufrimos fascitis plantar?

El síntoma principal es un dolor agudo en la zona interna del talón (es la zona de inserción de la fascia plantar). En el caso de los deportistas, en las fases iniciales de la fascitis, posiblemente el dolor sólo aparecerá por la mañana y después de hacer deporte, pero les será posible realizar la actividad deportiva. Hay que tener en cuenta que cuando aparecen los primeros síntomas, debemos empezar a tomar medidas porque tenemos muchas posibilidades de que la fascitis llegue a ser muy limitante para la vida deportiva e incluso para la vida normal de una persona que tenga que permanecer largo tiempo de pie o caminando.

¿La fascitis plantar es un problema más común en hombres o en mujeres?

En población no deportista es algo más común en mujeres. En población deportista la incidencia es similar. Es importante a la hora de hablar de fascitis en las mujeres resaltar la relación directa que existe ente la fascitis plantar y el acortamiento de la  musculatura posterior de la pierna. Cuanto mayor acortamiento, más posibilidades de generar una fascitis plantar. Una de las causas que más acortamiento de la cadena posterior  produce en una mujer es el uso continuado de zapatos de tacón.

¿Cómo solucionar la fascitis plantar?

La clave está en identificar la causa y corregirla, bien sea a través de Fisioterapia, un programa de ejercicios específicamente adaptado a cada caso, el diseño de unas plantillas a medida o la combinación de los tres elementos. En ocasiones nos centramos más en los síntomas que en la causa del problema. Esto hace que el problema no llegue a resolverse de forma definitiva y que el paciente sufra sucesivos episodios de dolor a lo largo del año.

¿Existe probabilidades de sufrir de nuevo fascitis plantar?

Si no modificamos la causa que originó la primera fascitis tenemos muchas posibilidades de volver a padecerla de nuevo.

¿El tipo de pisada influye a la hora de ser más propenso a sufrir fascitis plantar?

La forma de pisar es, sin ninguna duda, una de las causas principales para sufrir una fascitis plantar. Los tipos de pies en los que más habitualmente nos vamos a encontrar las fascitis son en los pies supinados (puente más elevado de lo normal) y en los pies pronados (pies que tienden a desplomarse hacia el interior). Aunque parezcan pies totalmente distintos, en ambos casos la fascia se somete a una situación de mayor tensión y estrés mecánico. El análisis biomecánico de la pisada nos permite determinar cómo se distribuyen las presiones plantares en cada uno de los momentos del paso, y nos ayuda a identificar cuándo se produce la alteración y la mejor forma de corregirla.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *